Cataluña ya no es destino

Con el paso de los días comienzan a aflorar las consecuencias de la crisis política sobre el turismo en Cataluña. Y no son nada tranquilizadoras. Las reservas de turismo nacional han caído a plomo para los próximos meses, en especial dos perfiles: el de viajeros jóvenes (grupos de estudiantes y viajes de escuela) y el de la tercera edad. “En el turismo de Imserso se nota una barbaridad, las reservas han caído como mínimo un 50%. Si ahora buscas fechas disponibles en el ordenador, te aparece lleno en toda España menos en Cataluña, que hay plazas en todas partes”, confirma César Gutiérrez, presidente de la Federación Empresarial de Asociaciones Territoriales de Agencias de Viajes Españolas.

 

Cataluña es uno de los destinos favoritos de los jubilados españoles. Para la temporada 2017-2018, el Programa de Turismo del Imserso ha abierto 1,35 millones de plazas por todo el país, y la Costa Brava, Lloret de Mar, Salou y por supuesto Barcelona suelen llevarse una buena porción del pastel. Una bombona de oxígeno para el sector, ya que los viajes del Imserso, concentrados en la temporada baja (invierno y primavera), son la base de la subsistencia de pequeños y medianos hoteles, de camareros, guías turísticos y el enorme abanico de puestos de trabajo que genera el turismo. “Hay muchos hoteles en Cataluña que pueden tener abierto todo el año gracias al turismo del Imserso. No son su cliente más rentable, pero son clave para su negocio. Esos hoteles sufrirán esta temporada porque la han comenzado muy mal y al turista no lo convences de que vuelva a Cataluña de un día para el otro. La previsión para 2018 es muy negativa”, adelanta Gutiérrez.

Agencias de viajes en Extremadura, Murcia, Andalucía o Baleares están viendo cómo sus clientes no quieren viajar a Cataluña. “Empieza a ser la norma que nos cambien los viajes de grupo de Cataluña a otros destinos”, apunta Antoni Abrines, presidente de la Agrupación de Agencias de Viajes de Baleares (Aviba). “Grupos de la tercera edad o estudiantes que tienen que salir el mes que viene, o en enero o febrero, y ante la incertidumbre prefieren destinos menos conflictivos. Por ejemplo, ahora un grupo que quería ir a esquiar a La Molina [Pirineo catalán] me ha pedido que les busque sitio en Sierra Nevada. Hablamos de ese tipo de peticiones”.

Anuncios

Que opinas