Vives en un elevador esperando

Por: Adrian Puppi

Seres individuales del sufrimiento somos. Vivimos en calles repletas de personas, autos y edificios y ¿a cuánto de esas cosas les prestamos atención? Realmente si somos sinceros entramos en un imposible. Pero somos seres de estímulos y en la era posmoderna cada vez precisamos más estímulos, será por una suerte de acostumbramiento socio histórico.

Pero si bien somos seres humanos desesperados por ser estimulados, también anulamos aquellos que nos generan sensaciones que consideramos negativas, como negar a un indigente en la calle, o a un vendedor pidiendo algo de compasión en el ómnibus.

Es natural crear mecanismos de defensa para lidiar con nuestra existencia y eso no nos convierte en seres malos, pero si nos convierte en personas buenas que hacemos cosas malas para sobrevivir. ¿acaso donarías tu auto a una ONG, o tu inmueble para que se convierta en un comedor, o dejarías de ir al gimnasio para detenerte en la calle a conversar con un indigente?

Anuncios

Que opinas