Universitarios en acción

 

“La profesión de ingeniero no es un fin sino un medio para resolver grandes problemas económicos y sociales, utilizando para ello los conocimientos adquiridos en los que se predominan verdaderamente profesionales. (…)”

Originalmente conocida como la facultad de Matemáticas y Ramas Afines, fue creada por la Ley Orgánica de la Universidad en 1885. Esta ley abrió un debate cultural de antemano rechazado para un medio social indiferente y adverso con los estudiantes que decidieron poner sus intereses en una profesión a la cual consideraban innecesaria para un país económica y culturalmente dependiente, a pesar de eso se proclamaba que la formación de los ingenieros era necesaria para conquistar material y espiritualmente la independencia del país.

En 1915, la profesión del ingeniero en Uruguay se considera fuertemente establecida, y los ingenieros nacionales se rigieron por los siguientes objetivos: independencia económica, soberanía energética, estatismo, dirigismo, intervencionismo, desarrollo económico social planificado y autonomía cultural. Siendo así, en las luchas por modernizar el país, fue donde la conciencia social de los ingenieros nacionales se formó poco a poco.

Posteriormente en 1985, a pesar de la dictadura y sus consecuencias, la facultad ha seguido avanzando y potenciando creativamente hacia la sociedad las capacidades innovadoras de sus profesionales, para posteriormente conquistar la autonomía.

En la actualidad contamos con estudiantes que quieren ser partícipes con temas que trascienden a la Educación, como los problemas del medioambiente o la actual crisis del capitalismo. Por consiguiente, la participación estudiantil es un medio clave para la enseñanza en todos los niveles, y una clave de inspiración.

Consideramos que el movimiento estudiantil uruguayo ha sufrido varios cambios en el correr de los años. Dichos movimientos han sido un bastión en cuanto a la lucha y su resistencia con respecto a los avances de los estudiantes. Es primordial que los movimientos estudiantiles generan sobretodo una conquista popular para construir una sociedad justa y donde todos tengamos las mismas oportunidades.

La Facultad de Ingeniería es encontrada en las inmediaciones del Parque Rodó, poblada diariamente por una serie de estudiantes los cuales aspiran mejorar tanto social como económicamente al país. En nuestra visita nos percatamos que de acuerdo con la percepción que teníamos de antemano con respecto a la Facultad, nos resultó muy equitativa la cantidad de hombres y mujeres que hay en la misma.

Cuando se ingresa a la Facultad de Ingeniería, encontramos una mesa en el hall, la cual tiene como objetivo recibir propuestas y escuchar a los estudiantes que lo necesiten, de tal forma que se realiza un feedback de ideas sobre sus condiciones actuales. La idea de instalar una mesa en el hall para esas consultas relacionadas con los estudiantes es manejar un espacio de planteo donde el estudiante también se sienta cómodo y no le cueste trabajo abrirse y expresar lo que le inquieta. Se considera al diálogo como una herramienta esencial para definir planteos y así llevarlos hacia el Cogobierno tratando siempre de democratizar las decisiones que se llevan a estos lugares, impulsamos asambleas, reuniones y consultas directas.
Para llevar a cabo nuestro trabajo de campo elegimos el día de Elecciones Universitarias en la Facultad. Esta instancia representa el máximo momento de participación estudiantil, donde se moviliza tanto al estudiantado como al conjunto de egresados y docentes. Un dia con tanta importancia no podía pasar desapercibido para nosotros teniendo en cuenta la temática que nos fue asignada.

Al arribar en el lugar reconocimos un ambiente partidario, por parte de los gremios, los estudiantes actuaban en función de una obligación y no de un sentir propio de querer lograr un cambio verdadero en la Facultad, tendían a votar y retirarse con cierta apatía.

Para realizar el trabajo nos costó acceder a los estudiantes, tanto participantes de algún gremio o no ya que les quitamos tiempo para preparar sus próximas pruebas, las cuales se rinden en el periódo de cuatro semanas.

Encontramos mejor suerte con el miembro de la agrupación FPE (Frente de Participación Estudiantil) Leopoldo Agorio, que nos explicó desde su perspectiva (y la de sus compañeros militantes) como es la situación actual de la Facultad con respecto a este tema.

Es en torno a estas fechas que las agrupaciones estudiantiles comienzan a difundir sus logros anteriores y futuras propuestas para así conseguir mayor cantidad de votos.

“Este es el momento de mayor participación estudiantil que he vivido, (…) en comparación con hace 4 o 5 años hay mucha más participación; y me han contado algunos compañeros como el centro de estudiantes estaba en un momento bastante pobre”. Él mismo, explicaba que en ese entonces el grupo no sobrepasaba las 10 personas, mientras que ahora cuenta aproximadamente con 50 participando de forma activa.

Esto es, a su juicio, una gran mejoría, desde que a mediados de los 90 la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay sufrió un declive en lo que a participación se refiere, y que ahora ha empezado a resurgir.

Cuando hacemos hincapié a la actividad de los estudiantes, Leopoldo nos contaba las intenciones de su agrupación a futuro: “Una de las propuestas fuertes que estamos trabajando es que exista un cuarto período de exámenes”.

En Ingeniería, al igual que en nuestra Facultad, existen tres periodos de exámenes: febrero, julio y diciembre, pero a diferencia de nosotros, ellos tienen un período durante los parciales en el cual se suspenden las clases, y es en este donde buscan más oportunidades para rendir exámenes y así facilitar el trayecto por la carrera.

También el FPE está buscando generar un ordenamiento para uniformizar las pautas con las que se corrigen las evaluaciones, organizar el establecimiento de plazos de entrega, y realizar otras regularizaciones necesarias que, a su modo de ver, están dispersas en los reglamentos.

La participación estudiantil no parte solamente en la situación interna de la Facultad, nos encontramos que la Facultad de Ingeniería tiene un compromiso social para con el entorno y Agorio nos adentra un poco más en el tema.

En los planes activos del FPE: la idea principal es movilizarse juntando firmas para derogar la Ley de riego, respaldando a la FEUU, al sindicato de OSE y el PIT-CNT, ya que los mismos consideran que “privatiza el agua y pone en riesgo el medio ambiente”.
Además señaló la participación que tendrán los estudiantes de Ingeniería en las protestas de cara a la rendición de cuentas, en busca  de la asignación del 6% del PBI a la educación pública.

Los profesores también se mostraron  dispuestos y comunicativos con respecto a la participación estudiantil. Nos comunicamos con la Profesora Valentina Machin, que imparte cursos en los últimos tres años de la carrera.

Valentina nos relató cómo se ve la participación estudiantil desde la perspectiva de los profesores, y encontramos en esta un contrastante con respecto a la del estudiante que contactamos: “No es activa la participación estudiantil. En realidad, los gremios están formados por un par de personas, que ellos si estan bastante abocados, pero después en general la mayoría de la participación estudiantil es nula.”

La profesora Machin sostiene que el estudiante promedio se limita a asistir a clase y concurrir a las instancias de examen, pero por fuera de eso no participa en ningún otro asunto referente a la facultad, solamente una gran minoría de estudiantes se dedica a la militancia.

Relacionado a este último tema, la docente fue contundente con su opinión ya que consideró con mucha precisión que el compromiso social que tienen es sumamente escaso, y, generalmente, fuertemente vinculado a directrices que son por fuera de la Facultad. De acuerdo a su perspectiva toda la actividad social que encuentra es en el marco de acciones impulsadas por la FEUU, en las que se envían delegados, pero no recuerda ningún movimiento interno incentivado por alguno de los gremios.

Asimismo, exponía la opinión de los profesores con respecto a los planteamientos perseguidos por el gremio anteriormente mencionado: “A veces esas demandas – que las entendemos- no se corresponde con nuestra actividad docente. Nosotros por ser docentes de la universidad no solo estamos dedicados a la educación, tenemos otras actividades y otras funciones, y aunque ocupe toda mi carga horaria en dar clase, a veces no se puede cubrir”.

La docente comentaba que la cantidad de repeticiones en primer año son consecuencia de la formación insuficiente con la que los estudiantes llegan desde secundaria, y que esta produce exigencias por parte de las agrupaciones que no corresponden con los recursos con los que se cuenta. Manifestaba la necesidad de aclarar que afortunadamente se han conseguido instancias intermedias en las que se ha avanzado, por ejemplo, al conseguir impartir las materias de primer año en ambos semestres. Sin embargo subrayó la gran demanda por parte de las gremios y su poca correspondencia con los recursos existentes.

Concluyendo el trabajo nos pareció pertinente destacar lo siguiente: de acuerdo a las partes que entrevistamos tanto como el miembro de la FPE, como a la profesora, ambos dentro de un mismo ambiente académico nos brindaron opiniones contrarias. Nos dimos cuenta que si bien no podemos concederle la razón a ninguno podemos priorizar lo distintos tipos de percepciones dentro de un mismo ambiente, ambas partes no están desligadas de la Facultad, ni son ajenas a las situaciones que les preceden pero sin embargo entendemos que todavía hay mucho camino a recorrer.
Las demandas del gremio distan de forma masiva respecto a lo que pueden ofrecer los docentes ya que en  los recursos y lo humano, se encontraron flaquezas en su estructura, estudiantes que no ingresan con una buena base académica y los militantes demandantes solo se basan en propuestas y no en hechos. No consideramos estos puntos de vista como un fallo desde la participación estudiantil, sino como que todavía se pueden mejorar instancias para con los estudiantes y sus docentes, y cuando eso sea lo suficientemente sólido podemos plantearnos las mejoras para con el entorno y la sociedad.

“La educación es un proceso que no termina nunca” Josefina Aldecoa.
Facultad de Ingeniería el dia de elecciones de UDELAR (09-05-2018).

“Donde no hay compromiso, no hay éxito.” Scottie Sommers.
Voto de un estudiante en el dia de las elecciones. (09-05-2018)

 

Anuncios

Que opinas