“El Piano es mi mejor amigo”

Por Adrian Puppi

rahel senn

Rahez Senn nació en septiembre de 1986 de un padre suizo y una madre singapurense. Fue recibida como una prodigiosa infantil la cual empezó a componer musicales a los 17 años.  Hoy estuvo en nuestra capital Montevideana cuando el vértigo de la ciudad en horas pico se acontece, en una pequeña sala llamada Vaz Ferreira el ritmo sucede a otro tempo. El ambiente era diferente la melodía ya estaba sin que se tocase una sola nota, fue cuando aprecio Rahel con un piano de cola y un leve micrófono, donde el público tendía a ser de todas las edades, tal vez la música es el idioma universal de todos que esta joven prodigio, sabe entender para sí y su audiencia.                                                           Luego de mezclar sus obras junto con Chopen y Vivaldi le preguntamos ¿Cuál era su estilo musical? “yo no sé qué decir, la música es un idioma para si no se puede definir como un estilo” a su vez en una charla que tuvimos agrego “He sentido la voz del piano como un idioma que no conozco. Proviniendo de una familia multicultural y multilingüe , además, viviendo en un país donde los niños me llaman extranjera, la música me ha abierto un mundo sin fronteras.”                                                                                          “algunas veces la música puede surgir de una forma espontánea, pero frecuentemente mis composiciones nacen de improvisaciones. Tengo un fantasma una imagen o un sentimiento, y de esos nascen mis obras. El piano es mi mejor amigo, es mi amor de vida cuando has encontrado un mejor amigo o el amor de tu vida, no te preocupas de los hechos. Es la relación entre mí y el piano que cuenta, nada más. Pienso que, en la vida, en el mundo donde vivimos es importante estar en actividades que podemos hacer con amor y pasión”                                                                                                                                         Por último nos comentó “No me veo como dogmatizadora. La música es un campo vasto y libre, accesible para todos cada uno puede ver su misma alma escuchando sus piezas preferidas. La fuerza de la música es que emociona, a cada uno en una otra manera. Por eso me gusta mi profesión, por eso me gustan los conciertos live: Cada auditorio es diferente. Cada concierto es especial para mi  da la posibilidad de crecer como artista.”

Anuncios